CARTA A MIS DOS PADRES Y A MIS DOS MADRES

SOY LA AUTORA DE ESTE ESCRITO. LAS PALABRAS QUE LO INSPIRARON VIENEN DE LO PROFUNDO DE MI CORAZÓN. SI DESEA COMPARTIRLO, POR FAVOR CITARME. GRACIAS.

A mis dos madres y mis dos padres,
Madre y padre biológicos gracias por haberme buscado un hogar y haber reconocido y aceptado que no se podían hacer cargo de mi. Ustedes han sido personas muy responsables, que tomaron una decisión muy pero muy difícil, de entregarme en adopción a otra familia.

Cada uno de ustedes hizo lo que pudo, dentro de sus posibilidades, hoy los honro y le doy gracias a Dios por su paso en los comienzos de mi vida. Gracias a ustedes soy una persona física y mentalmente sana, con muchas potencialidades y no me queda más que agradecerles la gran herencia que me han dejado y de la cual me siento muy orgullosa.

La lección más grande que me dejaron ustedes para mi vida fue aprender a luchar en la adversidad. Su abandono me dejó una herida muy profunda, pero esta herida puso en mí un gran reto, que fue la capacidad de comprender cosas muy difíciles que pasan en la vida, complicadas de entender,  y con amor aceptar a otros sin juzgarlos, entendiendo que en la vida, cada uno da lo que puede dar y esto ya es un acto muy grande de amor. Los honro por su inmensa generosidad y doy un lugar a ustedes en mi corazón de mucha paz.

Madre y padre adoptivos gracias por abrir su corazón y haberme dado un hogar, una familia, por educarme y formarme en valores, por satisfacer muchas de mis necesidades afectivas, materiales, de bienestar y espirituales. Cada uno de ustedes hizo lo que pudo y lo que cada uno hizo, estuvo bien.

Hoy los honro y doy gracias a Dios por haber existido en mi vida, en mi infancia, adolescencia y temprana adultez. Son un tesoro que Dios puso en mi camino y por eso los honro, porque gracias a ustedes son una persona decente, trabajadora, responsable, perseverante, valiente, que respeta y se hace respetar.

Trajeron a mi vida muchas experiencias y crecimiento personal, por las que creo que su misión como padres fue cumplida y estuvo bien. No me deben nada, en cambio yo si les debo mucho y es una deuda que no tendré nunca cómo pagarla, a no ser, que de todo esto que ustedes me dieron, yo le trasmita lo que aprendí de ustedes a mi descendencia y a diferentes personas, que tengan algo que aprender de mi.
Padres biológicos y padres adoptivos, ninguno de ustedes obró con intención de dañarme, ni son culpables de nada malo en mi vida; por el contrario, fueron muy responsables, me dieron lo que pudieron y estuvo bien.
No sé si he sido una hija buena o mala, ni me interesa saber en qué concepto me tienen. Como todas las personas, tengo cosas buenas pero también tengo defectos, he obrado bien, pero también he cometido errores.

He sido lo que he podido ser y he vivido lo que he tenido que vivir, producto de mis decisiones y de circunstancias de la existencia que no puedo controlar, sino que simplemente, suceden como parte de mi destino en esta vida.
Tampoco sé si como hija he llenado o no sus expectativas, sus vacíos afectivos, sus necesidades, si les ayudé o no a resolver frustraciones, si alegré o no sus vidas. Sólo sé que pasé por sus vidas en el momento indicado y oportuno, les enseñé cosas importantes y les permití aprender mucho siendo padres, y esto es lo que realmente hoy me importa y tiene sentido para mí en mi vida adulta.


Ana

Comentarios

andres delgado dijo…
Esta reflexion es excelente ante lo que es hoy en dia la adopcion, lastimosamente los hijos adoptados y los hijos de crianza, sufrimos por no llenar vacios afectivos de la pareja que los acoge en la matriz familiar y la falta de un trabajo psicologico de la pareja que les ayude a superar y a entender que significa adoptar y como ayudar a esa personita que entra a ese nuevo hogar a superar las discriminaciones que se va a ver enfrentado en su vida diaria
Eve dijo…
Hola Ana muchas gracias por tu comentario en mi blog me gusto mucho y no pude entrar al otro blog tuyo pero encontre este muchos cariños
Roser dijo…
Que gran trabajo debes haber hecho para haberte reconciliado con el dolor vivido con tus padres adoptivos. ¿Este escrito es tuyo? me ha dejado impresionada no vislumbrar ningún rencor hacía una época tan dolorosa cómo en otro post describiste.
Tu enfoque es imprescindible para sobrevivir.
un abrazo y enhorabuena por lograr tanta inteligencia emocional.
Unknown dijo…
Gracias Ana... Muy Hermosa Carta :)
Te citaré :) al entregarla a mis padres :D GRACIAS GRACIAS GRACIAS!!!
Anónimo dijo…
Hermosa reflexión, yo tengo un bebe que lo adopte teniendo horas de haber nacido, hoy en día tiene 3 años y nos sentimos muy felices de ser sus padres adoptivos, cada día, minuto, segundo y hora crece en nuestros corazones y tenemos esa responsabilidad de seguir amándolo, cuidándolo, protegiéndolo para que sea una persona de bien, decente, honrada, honesta, de buenos sentimientos. Esto es lo que esperamos de esta hermosa criatura.
Samuel Zuleta dijo…
Felicitaciones por este espacio, Saludos desde Colombia
Jorge Puiggros dijo…
hola Ana tengo 70 años, años 50 supe que era hijo adoptado, pero tienes toda la razon mis padres verdaderos son los que me educaron cuidaron y me dieron todo el amor del mundo, y yo no soy quien para preguntar porque
saludos jorge desde chile

Entradas más populares de este blog

NO AMO A MI HIJO ADOPTIVO

CARTA A MI PAPA ADOPTIVO EN EL "DÍA DEL PADRE"

EL ADULTO ADOPTADO