¿QUÉ SIGNIFICA PARA MI SER ADOPTADA?

Ser adoptada significa reconocer que además de tener mi propia personalidad, tener mis propias características físicas individuales, también tengo que asimilar soy una persona adoptada, es decir, que salí de un grupo familiar biológico para pasar a otro grupo familiar que me acogió siendo un bebé indefenso y vulnerable, para darme un hogar, sustento económico, satisfacer mis necesidades de supervivencia, educación, salud, afecto, socialización, etc., y poder convertirme en una persona adulta.
Ser adoptada también hace referencia a que mi forma de pertenecer a una familia es un tipo de filiación o vinculación, donde las diferencias están explícitas y siempre van a existir.

Para mi es claro que genéticamente soy diferente a mi grupo adoptivo, que físicamente tengo rasgos distintos, e incluso que mi forma de ser, de pensar y de comportarme puede ser diferente, porque vengo de otro grupo de personas y tengo una predisposición genética que no puedo negar ni ignorar.

Ser adoptada significa que por medio de un documento legal, mi grupo familiar inicial perdió su patria potestad y quedó con ésta otro grupo familiar.  
Ser adoptada me pone en una situación de subestimación frente a personas que discriminan a las personas adoptadas y debido a esto, tengo una tarea adicional, que es aprender a no dejarme afectar por la discriminación ni por el rechazo, por un problema que tienen los demás y que yo no tengo por ningún motivo que apropiarme de los asuntos no resueltos de otros.
Visto desde otro punto, ser adoptada me da la posibilidad de conseguir un crecimiento personal único, donde puedo tomar lo bueno de mi vida, potencializarlo para ser una persona resiliente, que sale adelante ante la adversidad, frente a la imagen del pobrecito niño abandonado y sufrido, en cual la sociedad pretende encasillar el prototipo de la persona adoptada, como si se tratara de alguien en desventaja o desvalido.
Ser adoptada es aceptar que mi vida es una moneda con dos caras, mi vida antes y después de la adopción. No me quedé en una cara de la moneda como le ocurre a las personas no adoptadas porque la vida me dió una oportunidad de más, que debo agradecer. Tener la posibilidad de conseguir por dos veces un hogar, es tener suerte!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

NO AMO A MI HIJO ADOPTIVO

CARTA A MI PAPA ADOPTIVO EN EL "DÍA DEL PADRE"

EL ADULTO ADOPTADO