ESTIGMAS SOCIALES DEL ADOPTADO

Los padres adoptivos y demás integrantes de la familia adoptiva tienen la motivación interna de querer salvar a un niño de una vida desafortunada, y cuando sea adulto el adoptado los recompense en agradecimiento por haber sido salvado. El adoptado los traicionaría si no se comporta como la sociedad espera que lo haga.




Esta mentalidad hace parte de varias culturas. El hijo adoptado es una especie de "Moisés rescatado de las aguas". El pensamiento bíblico prima dentro de la cultura y atraviesa los continentes, permaneciendo en la forma de ser de la sociedad actual del siglo XXI. Este pensamiento forma parte de la historia de la sociedad y ha sido trasmitido por generaciones.


Para la sociedad, el adoptado es un huérfano desprotegido que es acogido por una familia que aparece a salvarlo de "su mala suerte". Para que esto no suene tan devastador, actualmente se dice que los adoptados cargan su propia mochila, que también es una especie de estigma, aunque de manera sutil, porque tiene efectos terapéuticos para la familia que adopta, pero que si no se le da el manejo adecuado, puede ser contraproducente pues se tiene a ver todo lo malo de un hijo adoptado. Y quedan las preguntas, ¿qué tienen de bueno los adoptados y qué los convierte en personas maravillosas para la sociedad?



La realidad es que "la famosa mochila" la cargamos todos los seres humanos, y no sólo los adoptados. Debemos empezar a romper este nuevo mito antes que convierta en un estigma social más fuerte.


A lo largo de su vida, el adoptado padece varios estigmas sociales:


El estigma social de ser huérfano y de no tener familia, lo pone en una situación de inferioridad contra los que nacen dentro de una familia que si se encarga de criarlos.




También padece el estigma social de "tener mala herencia" por haber sido abandonado o rechazado y sufre la discriminación por su origen, pues sus padres biológicos tienen "mala herencia". Al ser producto de una "mala herencia", el adoptado puede ser discriminado por su aspecto o condición física, raza, cultura o de su capacidad intelectual. 


Se descalifica a los adoptados porque los estigmatiza como personas violentas, con conductas criminales, antisociales o psicopáticas, tienen actitudes de delincuentes, tienen problemas de aprendizaje, defectos físicos o genéticos y dificultades para adaptarse a los grupos sociales.


Otro estigma social que padece el adoptado es que es discriminado por venir de una familia biológica pobre, con carencias o ser proveniente de un país pobre, tercermundista.

Este estigma lo pone ante los ojos de la sociedad como una persona sin oportunidades, desvalida y con muchas carencias. Se educa al adoptado para que sienta vergüenza por su origen y para que sienta que está en desventaja frente a las personas que no son adoptadas.

 Los estigmas sociales se reflejan en el discurso salvacionista de parte de la familia adoptiva y personas cercanas al adoptado.

A veces no se expresa de forma explícita en el lenguaje verbal, pero se comunica con gestos e insinuaciones, o en comentarios muy sutiles.

Muchos de estos mensajes son producto de la envidia y el resentimiento social, como se muestra en los ejemplos a continuación:


"Te adopté para librarte de una vida en un orfanato o en la miseria de las calles".


"Te adopté para que tuvieras una vida mejor, que nunca hubieras podido tener en ese país pobre, sin oportunidades".


"Te adopté para que tuvieras un futuro mejor, que nunca hubieras podido haber tenido con tu familia biológica".


"Te adopté para que pudieras tener una familia, te salvé de la orfandad".


"Te fue mal en el examen de matemáticas, ah... eso era de esperarse, tú no tienes herencia de buena inteligencia y tienes que aceptar que tienes esa limitación".


"Cuando te adopté, te llevé miles de veces al médico porque necesitaba estar seguro que no tenías ninguna enfermedad, que eras un niño normal. Como no sé quién es tu familia biológica, y no sé si en la casa de adopción me dijeron la verdad, necesitaba estar seguro que eras normal o en caso de no serlo, bueno.... te costeabamos algún tratamiento médico o de rehabilitación".


"Gracias a que te adopté, no vives en las calles ni perteneces a un grupo de pandilleros delicuentes".


"Como tuvo carencias antes de ser adoptado, por eso el niño esconde comida y se roba cosas. Estamos tratando de hacerle entender que no tiene que hacer eso, que ya está a salvo con nosotros y que no le vamos a abandonar".


"Tienes mucho que agradecerme, porque gracias a que te adopté, no tienes una vida miserable, sino por el contrario, tienes cosas que de otra forma nunca hubieras podido tener. Me debes mucho y estarás siempre en deuda con tus padres adoptivos".


 "Tus padres te adoptaron y eres agradecido si haces todo lo que ellos te piden que hagas como una muestra de agradecimiento, eso es lo que esperamos de ti como familia, y esperamos que no nos defraudes".


 "El deber moral del niño adoptado es cuidarnos cuando estemos ancianos y sostenernos económicamente, en agradecimiento a todo lo que hicimos por él cuando lo rescatamos, de esa vida miserable que hubiese tenido a lado de una familia, que no lo amaba y lo maltrataba. Nosotros lo libramos de esa vida y por lo tanto, nos tiene que recompensar cuando seamos ancianos".


"Si se casa y forma su hogar, es un malagradecido, que nos abandona, y nos está haciendo lo mismo que sus padres biológicos hicieron con él".


"Estás recibiendo tu primer salario, deberías ayudar en la casa. Te adoptamos y te dimos todo, cómo es que no puedes ayudar con los gastos de la casa?".


"Tú tienes una vida que no es la que te corresponde. Es injusto que tengas más, si eres un huérfano, alguien que nadie quiso por qué tienes que tener cosas que otros merecen más que tú".

"Tú eres una persona que vive una vida muy falsa, deberías comportarte como lo que realmente eres".















Comentarios

Entradas más populares de este blog

NO AMO A MI HIJO ADOPTIVO

CARTA A MI PAPA ADOPTIVO EN EL "DÍA DEL PADRE"

EL ADULTO ADOPTADO