PADRES ESPIRITUALES DE LOS ADOPTADOS

El adoptado tiene tres madres y tres padres: los biológicos, los adoptivos y los espirituales (interiores). De los padres espirituales poco se comenta en los blogs y en la literatura de la adopción, llegando prácticamente a ignorarlos. En realidad los padres y madres espirituales existen en la vida de un adoptado, independientemente de la cultura, religión, idioma o país.

La madre más importante para un adoptado y para cualquier persona (no adoptada) es la madre interior, así como también tenemos un padre interior, que son padres espirituales. Algunas culturas ancestrales matriarcales mencionan acerca de conectarse con la Madre Tierra y la Madre interior, pero esto es un poco excluyente, pues el Padre interior también existe. Un ser humano se completa espiritualmente de lo femenino y de lo masculino trascendiendo el plano físico.

¿Quién son los padres y madres interiores? son los seres que sentimos en el alma,  que los llevamos espiritualmente con nosotros en el corazón y que guían nuestro camino por la vida.

Nuestros padres biológicos o adoptivos pueden haber fallecido, o tenemos a uno de los dos o a ambos, en el concepto que no fueron suficientemente buenos para nosotros según nuestra experiencia de vida. Por ejemplo, nos sentimos abandonados y muy solos cuando nuestro padre o madre adoptivo(a) viajaba por trabajo largos meses, o nuestra madre biológica nos abandonó y tenemos recuerdos de esta experiencia, o si no la conocemos, soñamos por las noches con la forma cómo nos separamos de nuestra madre biológica y las posibles circunstancias que ocasionaron esta separación madre-hijo.

Independientemente de las circunstancias que vivamos con los padres biológicos y/o adoptivos, son los modelos de padres que hayamos interiorizado, los que nos orientan espiritualmente, con su sabiduría, sus valores y principios morales, por eso es fundamental aprender a conectarnos con el modelo de padres espirtuales que tenemos en el alma y hacer este proceso de manera individual con el tiempo.

Los padres adoptivos o biológicos son seres del mundo físico y su paso por nuestra vida es por un tiempo mientras vivan y estén en relación con nosotros. Los biológicos nos dan la vida y los adoptivos nos educan. Ambos tipos de padres pueden o no dar amor, esto depende de cada caso en particular.

Para un adoptado adulto tener una actitud resiliente ante la vida, es poder conectarse con los padres interiores, con aquellos que nos dan una estructura interna como personas. Todos los adoptados los tenemos padres interiores y a los largo de la vida nos vamos permitiendo encontrarlos. Por ejemplo, puede ser un modelo de vida a seguir un profesor de la escuela, un abuelo, un jefe  y no necesariamente los padres adoptivos o biológicos. Lo importante es encontrar esa persona ( o un grupo de personas) que es un modelo para admirar e interiorizarlo de manera espiritual, como si se convirtieran en una parte de nosotros mismos, que nos da identidad como personas y nos estructuran moralmente.

Cuando una persona adoptada encuentra a sus padres espirituales, pierde importancia buscar las raíces biológicas si se desconocen o nuestra historia está llena de misterio y secretos, que son imposibles de descifrar. También deja de ser primordial el hecho de sentirse etiquetado como "soy el adoptado" porque la existencia comienza a tener un sentido propio dentro de la sociedad y como adultos es nuestra responsabilidad darle ese sentido a nuestra vida sin etiquetamientos, para que nuestra autoestima no se vea afectada.

El adulto que vivió una adopción aprende a transformarse en un ser en el mundo y para el mundo, y comienza a interesarse más por su desarrollo espiritual y cómo trascender en el mundo dándole un sentido a su vida, aprendiendo de su rica experiencia y estando en actitud de ayudar a otros a futuro que transitan por el mismo camino de haber vivido una experiencia de adopción.

En esta sociedad hay posturas muy centradas en la búsqueda de raíces y de los padres biológicos, que no son posibles en todos los casos de adoptados y esto es una realidad que muchos adoptados tenemos que elaborar y superar, aprendiendo a convivir con el misterio y con lo que no nos es permitido saber de nuestro pasado, así tengamos derecho y deseos hasta de reclamar legalmente por este derecho.

Bajo esta situación, los padres espirituales con su sabiduría  nos enseñan a aceptar que en la vida se convive con misterios, tabúes y muros que no podemos traspasar.

No obstante, un mensaje de resiliencia es aprender a conectarse con los padres espirituales, como guías de nuestra vida, resignificar nuestra experiencia en el mundo quitándonos la etiqueta de "soy adoptado" y dándonos un lugar propio en el mundo, con las personas que nos rodean, en la cultura y en el país que nos haya tocado vivir.





Comentarios

No conocía tu blog y poco a poco voy leyendo tu historia y tu visión de la adopción. Esta entrada me ha sorprendido mucho.
Un abrazo y gracias por tu ayuda.
Ana dijo…
Con gusto, estoy para ayudar.

Entradas más populares de este blog

NO AMO A MI HIJO ADOPTIVO

CARTA A MI PAPA ADOPTIVO EN EL "DÍA DEL PADRE"

EL ADULTO ADOPTADO