DESPIDIÉNDOME DE MI FAMILIA ADOPTIVA

Fue mucho el malestar que sentí durante años por haber crecido en una familia adoptiva maltratadora. Sabía que cuando llegara a la adultez podría liberarme de mi verdugo: mi madre adoptiva, una psicópata con rasgos de melancolía y perversión narcisista. Eso lo se ahora que soy adulta pero cuando era una niña consideraba a mi madre un "Monstruo". Mi madre me maltrató física y moralmente, al igual que mis abuelos y tíos maternos. De tanto sufrir su maltrato  me enfermé y tuve que someterme a un tratamiento médico para recuperarme.

Un día decidí luchar por mi libertad alejándome para siempre de mi familia adoptiva pagando el precio del exilio. La situación era de vida o muerte pues vivía un acoso moral, un asesinato lento y silencioso del cual no hay pruebas para llevar a ningún juzgado y que solo yo sé lo que me hicieron en la intimidad de mi hogar adoptivo.  

Han pasado años sin tener ningún tipo de relación ni contacto con mi familia adoptiva. Estoy tranquila y pienso que fue la mejor decisión que pude tomar. Me siento libre para ser yo misma sin nadie a mi lado haciéndome tanto mal. Entendí que un hogar no es el biológico o el adoptivo sino un hogar donde es posible el amor, el respeto y el cuidado. Me di cuenta que mi verdadero hogar no es el adoptivo ni el biológico sino el hogar que forme con mi pareja e hijos, y que únicamente yo decido quienes conforman mi hogar. Mi propio  hogar es mi verdadera familia y no la impuesta ni por la biología ni por la ley. 

A pesar de todo lo vivido perdono todas las atrocidades que hizo mi familia adoptiva porque ya me libere de su campo de concentración y rehice mi vida en paz. Esto no quiere decir que me vaya a olvidar de toda la tortura familiar y sus detalles, sino que una vez alejada de mis maltratadores elijo no seguir siendo víctima y me resigno para poder detener el sufrimiento de un maltrato de años. Me convertí en sobreviviente y en una guía espiritual de personas que han vivido situaciones de maltrato  familiar.

Decidí no ser adicta al sufrimiento causado por mis maltratadores y a nivel espiritual me rehabilite para seguir con mi vida. Escogí no ser co-dependiente ni co-narcisista de mis maltratadores no permitiéndoles volver a tener cercanía a mi; pues se que ellos son tóxicos y no van a cambiar.

Aprendí a no sentirme culpable del daño hecho; aunque sé que soy responsable de mi sufrimiento y de decidir si aprendo algo positivo de mi experiencia de maltrato o si por el contrario, decido transitar por la vida sin reflexionar por lo que me sucedió con mi familia adoptiva.

Elegí aprender de esta experiencia para fortalecerme y no para victimizarme. No espero que me tengan lastima por mi historia de vida porque la pude transformar en una vivencia positiva para mi crecimiento personal. Aunque parezca extraño, le agradezco a la vida esta experiencia por todas las enseñanzas que me dejo respecto a la adopción.

Mi adopción es un fracaso para aquellos familiares que no supieron adoptarme más no para mí.

Es una prueba de vida valiosa y por eso puedo mirar mi pasado doloroso con los ojos de la gratitud.

No añoro un pasado diferente porque acepto y recibo con amor y bondad la vida que me fue dada tal y como es.


Comentarios

Roser dijo…
Muy valiente de atrever a poner punto y final al infierno que estabas viviendo. Cuanto potencial debes tener para reparar, primero el abandono y segundo no haber tenido la posibilidad de crecer en una familia. Un fuerte abrazo y te deseo lo mejor.
Maria dijo…
He quedado impresionada con tu historia, y con la exigencia de reflexionar. En unos meses me convertiré en madre adoptiva y espero ser digna de llevar el nombre de mamá!
Ana dijo…
Hola Maria! Desde mi experiencia la adopcion es un tema que exige reflexionar a la sociedad entera. Es demasiado complejo todo lo que esta implicado cuando se adopta un nene, y cuando eres el adoptado. Tambien esta el tema de los padres biologicos y todo lo que elaboran en silencio porque se hacen duelos para superar la perdida que no son reconocidos socialmente. Ademas esta todo lo relacionado con las personas que tramitan las adopciones, la responsabilidad que esto implica. Mi blog es una invitacion a que todos los actores relacionados con la adopcion reflexiones. No escribo para hacer un best seller en psicologia de la adopcion, ni hacer una investigacion cientifica, eso no me interesa. Solo quiero ayudar personas libremente por la red y que mis escritos les ayuden a replantear asuntos sobre la adopcion. Un abrazo a los que leen!
Ana dijo…
Hola Roser! Gracias por compartir tu opinion. No ha sido un proceso facil mi recuperacion pero mi mensaje para todos es que se puede superar todo lo que se vive en una adopcion. Yo quise salir de ese infierno como tu dices y lo hice. Hay que convencerse y creen en uno mismo para salir adelante.

Entradas más populares de este blog

NO AMO A MI HIJO ADOPTIVO

CARTA A MI PAPA ADOPTIVO EN EL "DÍA DEL PADRE"

EL ADULTO ADOPTADO