PADRES ENFERMOS Y PSICÓPATAS MALTRATADORES DE LOS ADOPTADOS


En grupos de apoyo he hablado con madres adoptivas que fueron maltratadas en la infancia y tienen miedo de maltratar a sus hijos adoptados.  

Me contaron que cuando visitan un psicólogo, éste muestra preocupación por la salud del adoptado como que si los padres o madres que fueron maltratados, por el hecho de ser maltratados, se convirtieran en maltratadores. 

Un maltratado no se transforma en maltratador. La experiencia traumática del maltrato no le enseña a maltratar. Esta es una creencia errónea que con el tiempo la colectividad la ha vuelto un prejuicio social entorno al tema de maltrato familiar. Este prejuicio maltrata mucho más al maltratado que ya tiene sobre su espalda una mochila muy pesada al haber sido víctima, como para que también se lo considere maltratador.

En mi caso concreto, mi madre adoptiva no fue maltratada por sus padres. Me maltrató porque era una psicópata, es decir con personalidad antisocial, que en la vejez terminó padeciendo una enfermedad neurológica.

No importa el tipo de padres que hubiera tenido, ella me maltrató porque es su naturaleza psicopática la que la hizo hacerme daño. Los psicópatas no cambian, son así por su manera de ser como personas. Cuando se comprende esto, se acepta el maltrato como una experiencia de vida traumática, el tipo de familia disfuncional y se entienden mejor las dinámicas de los maltratadores en el entorno familiar y otros ambientes en los que se circunscriben.

Por ejemplo, mi madre adoptiva le hizo mobbing a sus empleados en el trabajo y le hizo daño a mi padre adoptivo que era también víctima al igual que yo.

Es importante entender que los padres y madres que son enfermos mentales, con problemas neurológicos o los psicópatas cotidianos hacen daño a los hijos. No interesa el tipo de hogar de crianza, educación, condición social o cultural de los padres. 

Los enfermos mentales, con patología neurológica se diferencian de los psicópatas en que no desean causar mal pero que no pueden controlarse para no ocasionarlo. 

En el caso de los enfermos mentales y neurológicos, dependiendo de la patología hay un grado de arrepentimiento y reconocimiento de culpa, aclarando que el daño lo han hecho por su enfermedad y que no son comprendidos, porque si los comprendieran aceptarían que este daño fue causado bajo un síntoma de la enfermedad. En la medida que el adoptado puede aceptar la enfermedad de sus padres adoptivos puede superar con éxito su historia de maltrato. Es útil buscar ayuda psicoterapéutica para poder convivir con una familia enferma y sobrellevar las crisis del enfermo, de tal forma que no se sobrecargue con los males de sus padres descuidando su salud. 

En el caso de los psicópatas, ellos sienten placer de causar el daño y necesitan estarlo haciendo para estar satisfechos y sentirse plenos. No son enfermos sino personas con una manera de ser psicópata, que funcionan con códigos sociales diferentes a los del resto de la sociedad no psicópata. Si el adoptado puede entender cómo operan los psicópatas en la sociedad y comprende que la única forma de superar con éxito su maltrato es alejándose para siempre de su maltratador y del entorno contaminado por el psicópata, y logra desapegarse de todo ese entorno, puede comenzar una vida en paz. Necesita con urgencia alejarse del todo del padre psicópata y de los familiares que lo siguen, para que no lo sigan destruyendo. Con un psicópata se corre mucho peligro en la convivencia y no es seguro intentar cambiar algo en la relación ni perdonar lo que hacen. No se logra nada más que desgaste físico y emocional y la propia autodestrucción.


Para el adoptado, tener un padre adoptivo enfermo  o psicópata supone un destino difícil, que se vive en silencio ante los ojos de la sociedad. 

Se experimenta un dolor incomprendido y mucha desilusión porque la adopción no nos dio los padres que esperábamos o hubiésemos querido tener. Por eso es importante, entender que no importan los padres que nos hayan tocado en la adopción, la adopción era la solución en nuestros casos y lo que estos padres adoptivos con sus incapacidades hicieron por nosotros estuvo bien. Es tranquilizador lograr entender sin rabia mirando cada caso en particular con lupa, que lo que estos padres hicieron como figuras de crianza estuvo bien.

A mi me ha ayudado aprender a agradecer las cosas buenas y positivas que tenía mi familia adoptiva a pesar de su disfunción, hay valores morales que puedo rescatar y son un ejemplo para seguir y practicar en mi vida actual. Por ejemplo, mi familia es muy responsable con sus quehaceres y se esfuerzan por lograr sus sueños. Esta es una cualidad que admiro de ellos y es positiva. 



Comentarios

Como puedo saber si fui adoptado ? Se me niega todo.
Ana dijo…
Hola Alfonso, si te niegan información es porque seguramente se trata de un secreto de la familia. Los secretos ocultan información de algo que no es aceptado, que es doloroso, produce miedo o que es un tabú para la familia. Esto sucede con las adopciones que no se revelan. Los secretos generan malestar y desconfianza, afectando las relaciones que se tienen en los miembros de la familia. Revisa cómo es tu familia para tratar de comprender qué es lo que te están ocultando, se trate de una adopción o de otra cosa.

Entradas más populares de este blog

NO AMO A MI HIJO ADOPTIVO

CARTA A MI PAPA ADOPTIVO EN EL "DÍA DEL PADRE"

EL ADULTO ADOPTADO