¿LOS ADOPTADOS SE COMPRAN?

Un tema difícil y polémico...

Cuando tenía 5 años de edad, mi mamá adoptiva me comentó que tuvo dificultades para legalizarme porque mi padre biológico al parecer se había arrepentido de darme en adopción, según le informaron en la agencia de adopción. Pero finalmente renunció a su derecho de patria potestad y mi madre adoptiva sólo se preguntaba, si esta vez sería de verdad que ya había renunciado a mi del todo y para siempre, o volvería a aparecerse en el juzgado diciendo que estaba arrepentido por darme a otra familia.

Mi madre adoptiva tenía miedo de perderme si él se arrepentía, entonces contrató un abogado que tramitaba adopciones para recibir asesoría.  Este abogado tramitó ante el juzgado de menores mi adopción plena que se tomó como 10 meses en fallar el proceso. Mi madre adoptiva me explicó que debido al proceso tan complejo que fue adoptarme, ella tenía que sobreprotegerme para evitar perderme, pues le había costado mucho conseguirme. y que tuvo que pagarle mucho dinero al abogado para que agilizara el proceso y evitara que mi padre biológico se arrepintiera y sus derechos sobre mi valieran ante la ley. Después de esta explicación, bajé la mirada y con tristeza le pregunté enseguida: "Mamá...¿Cuánto pagaste por mi?".

Me entristeció saber que hubo un intercambio monetario por mi, que me habían adquirido como a una mascota, a través de un abogado que cobró honorarios por la legalización de mi adopción, y que exigió más dinero para que el proceso se hiciera mucho más rápido en el juzgado de menores.

Mi madre adoptiva se sintió muy mal a pesar que intentó controlar la situación explicándome: "No te compré, sólo pague por los trámites, porque no son gratis. Tener un hijo adoptado  o no, cuesta". Ella me expuso el caso de cuando una mujer espera su bebé y tiene que pagar por un seguro médico, por exámenes médicos, gastos por el parto o por la cesárea que no cubre a veces el seguro médico, gastos por hacer el registro civil de nacimiento, gastos por hacer el curso prenatal, gastos por una alimentación sana durante el embarazo, etc.

Le manifesté que me sentía en igual condición que el perro de la casa, por el cual habían pagado mis padres adoptivos por su pedigree. Me quede mirando al perro "de raza", no noté diferencia entre el perro y yo, llegamos a la familia adoptiva del mismo modo. El tenía su historia con su familia canina y yo con la biológica, y por ambos pagaron para que llegáramos a esta misma familia adoptiva.

Años después navegando por la Internet me encuentro que muchas asociaciones de adopción tienen en sus páginas web publicadas las tarifas del proceso de adopción, cifras que desde mi opinión respetuosa son altas y escandalosas, y que me hacen sentir que efectivamente los adoptados es como si fuéramos mascotas con pedigree, que sólo las pueden adquirir personas de condición social alta y algunas de clase media. Esto es excluyente, pues existen personas de clase media que pueden darle un hogar sano y lleno de amor a niños abandonados pero que salen del proceso de adopción porque los documentos que pasan para valoración financiera para adoptar no demuestran tener el dinero suficiente para los trámites, pero si para la manutención del niño. Muchas de estas familias que rechazan las agencias, son psicológicamente aptas para educar niños adoptados que requieren padres terapéuticos.

Me entristece conocer casos de familia sanas, amorosas y bonitas que tienen la gran frustración de no haber podido adoptar porque las asociaciones detectaron que no podían pagar las tarifas costosas por un hijo adoptado. Es decir no pudieron hacer "la compra", como si se tratara de comprar una propiedad de lujo. Ni siquiera les revisaron si tenían buena capacidad de endeudamiento para pagar todos los trámites por cuotas por un hijo. Excluyen hasta los medios de pago y las ayudas de financiación. En cambio, las clínicas de fertilidad si facilitan la financiación para poder concebir un hijo por reproducción asistida o fertilización in vitro.

Por más que la sociedad se engañe creyendo que no hay compra legal de niños, si la hay al igual que con las mascotas de pedigree.

Hay muchos niños institucionalizados que en mi país manifiestan que no hay recursos para sostenerlos y que requieren de padres adoptivos de manera urgente. Pero esto es incoherente, pues a muchos posibles padres les niegan la adopción por no demostrar dinero para los trámites. A las agencias poco les importa si tienen para sostenerlo en caso de ser adoptado, sólo los trámites porque esta es su ganancia. No es justo que muchos de esos niños que no adoptan lleguen a ser adultos como "hijos del Estado" creciendo hasta la mayoría de edad en orfanatos.

He conocido también personas humildes que les quitaron sus hijos para darlos en adopción, porque con los trámites hay abogados ganando mucho dinero. Ellos envían personas a barrios pobres y se llevan a los chicos, muchos de ellos con hogares buenos, con padres que los aman y los cuidan, que no tienen trabajando a sus hijos menores ni los maltratan. 

Son realidades que veo en donde vivo, que hay tasas de natalidad altas, hurto o abandono de menores, donde también se tramitan miles de adopciones nacionales e internacionales, que mueven mucho dinero.

Hace un tiempo un abogado  me pasó el brochure de su consultoría y me dijo: "Ud ya tiene hijos?". Le respondí que todavía no. Me dijo: "Si le da pereza un embarazo, llámeme y le tramito una adopción. Niños sin padres es lo que hay en este país como para fabricar más".

No le respondí. Guardé silencio y entré a preguntarle por los costos de la adopción, entre la rabia y la curiosidad que me daba todo este negocio jurídico de las adopciones. Muy educadamente me despedí, le dije que lo pensaría y me fui en mi auto llorando y pensando:"Todos somos vendidos y han pasado mas de 30 años desde mi adopción y todo sigue igual".

Donde vivo a todas las empresas privadas les descuentan un impuesto para financiar la manutención y los servicios profesionales de los encargados de las adopciones. Pero cuando llegan extranjeros o nacionales a adoptar, se emocionan las agencias elevando los costos de los trámites, y crean la lista de espera con los demuestren que tienen más dinero, a los cuales les dan más prioridad para adoptar dentro de esta lista.

Como los trámites legales son costosos y se rechazan muchas posibles familias adoptivas, entonces hay gente muy recursiva creando asociaciones para entregar en adopción chicos donde los trámites son máximo de 2000 dólares. Como no son formales, esto lo consideran tráfico de niños y dicen en los medios donde publican estas noticias que es ilegal, cuando en realidad se está tratando de solucionar un problema y es que la adopción no sea un proceso que genere exclusión social en los padres que quieren adoptar.

Si son adultos mentalmente sanos, con capacidad para ser padres terapéuticos, con capacidad de dar amor, tienen un trabajo y una familia dispuesta a adoptar por qué los rechazan como posibles padres adoptivos? Solo por qué les faltaron 15000 dolares más dentro de su capacidad económica para demostrar a la agencia? 

He visto con mis propios ojos el dolor del alma de aquellos que han sido rechazados de los procesos de adopción, asimilando que nunca serán padres y elaborando de por vida el daño que les hacen las asociaciones cuando les dicen que les faltan unos dólares para los trámites. También veo la otra cara de la moneda, de los chicos que nunca fueron adoptados y que llegaron a la mayoría de edad institucionalizados.

Asimismo observo chicos en hogares adoptivos que si tenían dinero para los trámites y que demostraron ser muy adinerados en el proceso de adopción, pero que como sienten que pagaron mucho por su hijo, no se adaptan al producto que compraron, le encuentran defectos y consideran que tienen que devolverlo como cuando un producto está malo y no le dan buena garantía.

Si justifico esta reacción de devolver un hijo adoptado cuando la adopción no funciona y cuando hay problemas porque si los padres sienten que pagaron mucho están en su derecho a exigir.  El sistema de cobro por trámites hace que el adoptado sea visto como un producto y no se le admiten defectos de personalidad, fisicos ni los que dificultan la convivencia en la post-adopcion. El adoptado como mercancia de buena calidad debe satisfacer las necesidades de los padres adoptivos, lo cual es un gran error pero pasa porque al haber transacciones monetarias asi sea por tramites legales ya se comercializan los chicos.

Al niño como mercancia comprada se le exige que debe estar agradecido y le presionan socialmente a que demuestre que realmente esta agradecido con todo lo que hace o le da la familia adoptiva. Ademas debe esforzarse por seguir reglas, debe adaptarse a una cultura, debe adoptar a la familia inmediatamente, debe ser cercano, tierno y afectuoso, no puede ser rebelde, no puede retar la autoridad, no puede rechazar nada de lo que hacen o dicen en el entorno adoptivo. Tiene que ser buen estudiante, juicioso, tiene que tener buena salud física y mental.

Este sistema de cobro de trámites, hace que quienes consiguen un adoptado y sienten que han pagado demasiado dinero por un proceso exhaustivo de adopcion, busquen inconscientemente una perfección en el producto del hijo adoptado que compraron. 

Me pregunto si no les hubiera ido mejor comprando un robot de esos que simulan niños, es más perfecto y como se programa el software entonces no genera problemas de convivencia y su costo por ser fabricado en China, es economico.

Creo que les iría mejor con un robot-niño que adoptando niños reales, de carne y huesos, que tienen una historia de vida, una cultura, una personalidad, un estado de salud físico y mental según lo que hayan vivido, que a veces se comportan de una forma u otra, que también pasan por un proceso que esos hogares no están en la capacidad de comprender, y no van a reparar porque están pensando que adquirieron fue un producto del mercado, no un hijo de la naturaleza, un humano que viene de unos padres que renunciaron a él. 

Un adoptado no es una mercancía, ni una mascota con pedigree, los trámites no deberían ser tan exageradamente costosos al punto de convertir a un adoptado en un producto tipo exportación, al cual se le exige calidad dentro de las políticas de garantía.











Comentarios

Entradas más populares de este blog

NO AMO A MI HIJO ADOPTIVO

CARTA A MI PAPA ADOPTIVO EN EL "DÍA DEL PADRE"

EL ADULTO ADOPTADO