EXPERIENCIA DE UN ADOPTADO EN UN HOSPITAL PSIQUIATRICO

En un grupo de apoyo de adoptados, un adoptado adulto de 40 años me contaba que había sido hospitalizado 5 veces en un hospital psiquiátrico por crisis depresivas y ataques de ira que le daban. Con mucha dificultad trataba de explicarle a sus hijos pequeños, por qué iba al psiquiátrico. Me contaba lo complicado que es explicarle a sus hijos por qué un adoptado puede terminar en una hospitalización psiquiátrica.

En los adoptados la crisis por depresión o episodios psicóticos son frecuentes. El adoptado necesita asimilar el abandono y si además tiene la experiencia de convivir con una familia adoptiva donde no hay amor, sino mentiras, una historia de engaño para ocultar detalles de la legalidad de la adopción o de inventarse una historia llena de fantasía en torno a la adopción, esto dificulta mucho asimilar la experiencia de adopción.

Pueden aparecer episodios de alucinación donde se escuchan voces de la familia adoptiva insultando o menospreciando al adoptado.

El adoptado que alucina construye historias relacionadas con su experiencia de adopción que hace que se torture más a nivel de sus pensamientos.

Aunque parezca contradictorio, estas crisis psicóticas le ayudan al adoptado a elaborar su sufrimiento y a sentirse mucho mejor después de una hospitalización.

El cerebro humano es un órgano muy delicado, que se afecta su funcionamiento con los traumas y las vivencias difíciles que tiene un adoptado a lo largo de su vida.

Los neurotransmisores no funcionan muy bien cuando el adoptado es sometido a experiencias de alto nivel de estrés (distres) y por este motivo, el adoptado puede requerir de medicación psiquiátrica por épocas. Lo importante es no suspender abruptamente el tratamiento psiquiátrico, porque puede haber una recaída en los síntomas psicóticos, volviendo a alucinar o a tener delirios o quizás necesite de otra hospitalización en poco tiempo.

El adoptado tiene que aprender a aceptar que por su trauma psicológico y el alto nivel de estrés que hay en su vida, su sistema nervioso se desequilibra a nivel bioquímico y esto hace que aparezcan trastornos o enfermedades psiquiátricas y/o neurológicas

No todos los adoptados son enfermos mentales, pero todos experimentan mucho estrés en sus vivencias y este estrés produce cambios bioquímicos en el sistema nervioso. Hay casos donde los recuerdos traumáticos se bloquean y se olvidan, o se olvida el momento de estrés enmascarándolo por otro síntoma, como una forma de adaptarse a su vida de adoptado.

Ser adoptado no es ser enfermo mental, ni traumatizado, no se puede generalizar. El estrés de su vida lo sensibiliza y por este motivo es propenso a crisis psicóticas, depresión, ciclotimias o manías. También hay casos donde los adoptados no requieren de tratamiento psiquiátrico, pero el estrés afecta su salud física o causa dificultades de aprendizaje, por ejemplo.

La adopción tampoco es la responsable de las enfermedades de un adoptado, solo que ser dejado en adopción causa una separación traumática y si la relación con la familia adoptiva es disfuncional, hay secretos de familia e historias llenas de mentiras sobre la legalidad de la adopción, todo esto es convertido en distres por el adoptado y su organismo reacciona ante todos los motivos de distres que existen en la vida del adoptado.


Comentarios

hijosdelperu dijo…
Hola Ana, me parece interesante tu blog, gracias por hacernos reflexionar
Ana dijo…
Un abrazo tambien sigo tu blog

Entradas más populares de este blog

NO AMO A MI HIJO ADOPTIVO

CARTA A MI PAPA ADOPTIVO EN EL "DÍA DEL PADRE"

EL ADULTO ADOPTADO